Una póliza de vida combina dos factores importantes: Protección y Ahorro. Es una realidad en la que cada vez se hace más difícil ahorrar, la inversión en un seguro de vida es vital para proteger tus activos y el de tus seres queridos.   

Anticiparse: el propósito de una Póliza de Vida.

Una inquietud constante entre las personas que son cabezas de familia es ¿qué pasaría si sus seres queridos se quedaran sin recibir sus ingresos? ¿Sobrevivirían financieramente?

En la mayoría de los casos la respuesta es no, y la capacidad de ahorro no es suficiente para costear esta ausencia. Por eso hay que cambiar de perspectiva y empezar a mirarlo como una inversión de seguridad y protección, y no como una tragedia.

De ahí que un seguro de vida no solo ayude a reemplazar el ingreso perdido en caso de faltar, sino que permite proteger y resguardar los ahorros de toda una vida.

Este tipo de póliza se traduce en una inversión en pro de asegurar el bienestar de tu familia, brindándote el respaldo para proteger ­su patrimonio y sus compromisos de pago ante una potencial discapacidad física, una pérdida patrimonial, o en caso de fallecimiento

En la mayoría de los casos los ahorros no alcanzan para costear la ausencia de un jefe de familia.

¿Qué obtienes con una Póliza de Vida?

A continuación te dejamos una lista de 9 beneficios primordiales que te da un seguro de vida:

  1. Protección de tus ahorros y los de tu familia para el retiro.
  2. Protección familiar.
  3. Pago de deudas.
  4. Costos de fallecimiento.
  5. Continuidad de empresas familiares.
  6. Fondos para gastos inesperados.
  7. Impuestos sucesorios.
  8. Colateral para préstamos financieros.
  9. Continuidad de la educación de tu hijos.

Adicional a esto, otro aspecto importante al momento de contratar una póliza de salud es evaluar el cuadro médico de la aseguradora que, generalmente, se divide en índices de materia e índices de médicos y centros hospitalarios.

Tener claras tus necesidades familiares facilitará el proceso de contratación de una póliza de vida.

Una asesoría profesional como la que ofrecemos en PGS Consulting, no solo te ayudará a establecer tu capital asegurado sino también a evaluar los tres factores más importantes al momento de calcular los costos de un seguro de vida: mortalidad (edad, sexo, salud, ocupación, pasatiempos), los gastos y cláusulas agregadas a la póliza básica que requieran primas adicionales.

¿Es una Póliza para adultos mayores?

¡Error!

Pensar que el seguro de vida es para cuando estemos mayores, o cuando se presente un riesgo de enfermedad, es un error que se comete comúnmente.

La edad habitual para contratar una póliza es a partir de los 30 y hasta los 60 años, pero hay que considerar que en este rango de edad tenemos más responsabilidades económicas y familiares que asumir. De hecho, nuestros agentes recomiendan iniciar este proceso mucho antes, a partir de los 20 y 25 años (e incluso antes) para tener el tiempo suficiente.

Además, tramitar una póliza de vida desde temprana edad no solo te genera un mayor rango de posibilidades de afiliación, sino que te ayuda a visualizar a futuro y prever las necesidades familiares que pudieran presentarse tales como discapacidad, educación de los hijos, pareja desempleada, familiares dependientes, entre otras.

A propósito, nuestros aliados de BMI Companies ofrecen una amplia gama de planes en Seguros de Vida con múltiples soluciones según sean tus necesidades y planificación financiera. Pero la mejor oferta que tienen es la tranquilidad de saber que tu familia quedará protegida en cualquier caso que signifique tu ausencia. Contáctanos y te brindamos toda la información.

One Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *